Pues sí. Después de última reforma del código penal,  y en una extricta aplicación de la norma, esto podría llegar a suceder. Cobrar el paro y realizar trabajos remunerados no declarados puede ser sancionado con penas de 6 meses a 3 años de cárcel.  Bien es cierto que  esto solo pasaría en casos de especial gravedad.

Sin llegar a estos casos extremos, no hay que olvidar que la sanción puede conllevar la devolución de hasta 6 veces la cantidad defraudada y que el infractor quedará inhabilitado para recibir otras ayudas durante un período de 3 a 6 años.

Y por supuesto recordar, que las sanciones se aplican tanto al trabajador que realiza el trabajo en negro, como al empresario.