puesto de trabajo

Hasta ahora  los autónomos que trabajan en su domicilio podían deducir parte de los gastos de la vivienda, como son el Impuesto de bienes inmuebles (IBI), los intereses del préstamo, seguros, etc. Siempre en proporción a los metros cuadrados de la vivienda ocupados para realizar la actividad y al porcentaje.

continúa